Todas las entradas de administracion

PROBLEMAS ETICOS EN ADICCIONES. Dra Isabel Morales Gómez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dra. Isabel Morales, Médico de familia,  experta en temas de adicciones, es profesora colaboradora de la Cátedra de Medicina Preventiva y Salud Pública  de la Universidad de Málaga.

De forma sinóptica, la Dra Morales resume en esta conferencia, su experiencia personal sobre tres puntos fundamentales para el abordaje integral del problema de las adicciones.

MOTIVOS QUE  LLEVAN A CONSUMIR 


  • Por un tratamiento médico (alivio del dolor)
  • De pasividad y huida de problemas
  • Falta de integración
  • Deseo inconsciente de libertad o trasgresión (cruzar la línea)
  • Experimentar
  • Para sentir más fuerte y enérgico
  • Para quitar el malestar por depresión, ansiedad, insomnio
  • Para contener la rabia y la ira
  • Para desinhibirme
  • Control de afectos
  • Búsqueda del placer
  • Baja autoestima

¿Qué he hecho a causa de la droga?

He hecho cosas que jamás pensé que podría hacer:

  • He mentido a mis seres queridos
  • He engañado a todo el mundo
  • He robado, incluso a mi familia
  • He maltratado a mi pareja e hijos / familiares
  • He cometido delitos
  • He puesto en riesgo mi vida y la de otros (accidentes de tráfico)
  • He perdido mi trabajo
  • He perdido dinero
  • He perdido mis valores
  • He abortado 
En definitiva, he arruinado mi vida y la de mi familia.
  • Me siento avergonzado, yo no soy así.

¿Qué me ha hecho cambiar?

El momento del cambio suele coincidir con un acontecimiento muy fuerte en mi vida “he tocado fondo”. El cual me hace despertar y darme cuenta de que esta no es la vida que quiero llevar.

  • Me deja mi pareja
  • Mi familia me ha echado de casa
  • He estado a punto de morir
  • He tenido problemas con la ley
  • He perdido a mis amigos
  • Me he arruinado
  • Estoy solo y enfermo
  • Me he perdido a mi mismo
  • Lo he perdido TODO

 

COMISIÓN ANDALUZA DE DENTOLOGÍA MÉDICA

EN RELACIÓN AL TRATAMIENTO DE PERSONAS TRANSEXUALES MENORES DE EDAD

La transexualidad se define como una manifestación persistente de discordancia personal entre el sexo asignado al nacimiento (genético, gonadal, genital y morfológico) y sexo/género sentido.

El protocolo de tratamiento de personas transexuales más aceptado se basa en los estándares asistenciales propuestos por la Asociación Mundial de Profesionales para la Salud Transgénero (WPATH), que se revisan periódicamente y sirven de guía asistencial. El protocolo del proceso para el cambio de sexo contempla tres fases: psicológica, hormonal y quirúrgica. Los datos de las investigaciones apuntan que la presencia de disforia de género no implica necesariamente la existencia de otros trastornos mentales, sin embargo, muchos adolescentes transexuales experimentan problemas psicosociales y de salud mental, probablemente debidos a los desafíos con los que se tienen que enfrentar para ser aceptados socialmente.

Durante muchos años los criterios asistenciales basados en protocolos internacionales indicaban que no se debían iniciar tratamientos irreversibles, ya sea hormonales o quirúrgicos, en personas transexuales hasta que no hubieran alcanzado la mayoría de edad, a pesar de que un amplio número de ellos manifestaban una identidad persistente desde la infancia y un sufrimiento psicológico evidente, que se incrementaba con la aparición de los signos puberales.

Hoy día, en cambio, hay equipos de tratamiento que defienden iniciar el proceso terapéutico durante la etapa puberal, siempre que exista un diagnóstico claro de persistencia y habiendo vivido el adolescente las primeras etapas puberales en su sexo biológico, con el fin de disminuir el sufrimiento psicológico, mejorar la aceptación social y el resultado estético en el aspecto del sexo deseado.

Es preciso tener en cuenta los datos sobre persistencia (persistir en el deseo de cambio de género) que han sido publicados por diversos autores. Según la literatura médica, existe una gran variabilidad en la tasa de persistencia, que oscila entre el 27% y el 95%. Ello implica una tasa significativa de preadolescentes (5-73%) que durante un periodo de su infancia dicen sentir deseo de cambio de sexo pero que no seguirán experimentado la disforia de género en la adolescencia[1].[2],[3],[4],[5],[6].

Los criterios para pasar a la fase quirúrgica genital exigen, no solamente más de un año de tratamiento hormonal sino también haber vivido, de forma satisfactoria, con el rol de género sentido a un alto nivel de satisfacción. El apoyo psicológico durante esta fase consiste en enseñar la forma de controlar la ansiedad anticipatoria pre-quirúrgica y en instaurar pautas de control emocional.

Dadas las consecuencias parcial o totalmente irreversibles de los tratamientos hormonales, es absolutamente necesario realizar un cuidadoso diagnóstico y una evaluación exhaustiva individualizada en unidades especializadas, incluso en el ámbito psicológico. El diagnóstico debe ir apoyado por un seguimiento riguroso y continuo del menor y de su familia con el fin de asesorarle durante el proceso de construcción de la identidad de género sentida.

El tratamiento hormonal de la transexualidad incluye:

1- “Frenado” puberal con agonistas (análogos de las gonadotropinas GnRH)

2- Tratamiento hormonal cruzado mediante la administración de:

  • estrógenos y antiandrógenos en transexuales femeninas
  • testosterona en transexuales

El tratamiento hormonal en niños y los adolescentes con disforia de género supone un desafío ético pues los principios éticos llevan hacia posiciones discrepantes. El principio de beneficencia no solamente sugeriría como adecuado el tratamiento empleando hormonas GnHR para suprimir la pubertad sino también el tratamiento hormonal cruzado, el cual respetaría los deseos de la persona y favorecería su desarrollo en la transición de género. Pero como contraargumento está el principio de maleficencia, debido al riesgo de no persistencia en el deseo de transexualidad en alguna de estas personas. Otro problema añadido sería el riesgo de esterilidad asociado a esos tratamientos.

En todo análisis crítico de transexualidad en menores debe tenerse en cuenta la edad y el desarrollo cognitivo y madurativo de la persona con disforia de género. Mientras la reversibilidad y seguridad de la terapia hormonal que suprime la pubertad justifican el tratamiento de fase primera en muchos niños, la segunda fase de tratamiento con terapia hormonal cruzada (con las implicaciones de la fertilidad que conlleva) sólo sería justificable en adolescentes con una segura persistencia de transexualidad.

Por otra parte, en un análisis de situación el tratamiento hormonal puede tener un efecto nocivo en personas con tendencias suicidas.

Es esencial un acercamiento integral para asegurar el bienestar general de los menores transexuales, teniendo en cuenta planteamientos políticos médicos y éticos.

  • Dilemas sobre el tratamiento hormonal en menores

El tratamiento de los adolescentes con disforia de género ha recibido una variedad de críticas[7],[8],[9].

  • Argumentos a favor del tratamiento hormonal en menores
  • Retrasar el comienzo del tratamiento hormonal hasta la mayoría de edad legal tiene desventajas psicológicas y aumenta la probabilidad de comportamientos de riesgo.
  • La supresión puberal mejora la precisión diagnóstica al proporcionar más tiempo para explorar la identidad sexual y de género sin tener la angustia de la presencia de los caracteres sexuales secundarios que se van desarrollando.
  • Se elimina el desarrollo de caracteres sexuales no deseados.
  • Probablemente ayudará a que las cirugías que se lleven a cabo sean menos invasivas.
    • Argumentos en contra del tratamiento hormonal en menores
  • No debería realzarse un diagnóstico de disforia de género en adolescentes debido a que su identidad puede fluctuar durante la adolescencia.
  • Evitar la aparición de los caracteres sexuales secundarios podría afectar la formación espontánea de su identidad.
  • Existen preocupaciones sobre riesgos en la salud derivados del desarrollo de la masa ósea, la altura corporal.
  • Los efectos de la supresión de las hormonas de la pubertad sobre el desarrollo cerebral son actualmente desconocidos.

[1] Wallien MSC, Cohen-Kettenis PT. Psychosexual outcome of gender-dysphoric children. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2008; 47(12): 1413-23.)

[2] Steensma TD, Biemond R, de Boer F, Cohen_ kettenis PT. Desisting and persisting gender dysphoria alter childhood: A qualitive follow-up study. Clin Psychol Psychiatry 2011;16(4):499- 516

[3] Hewitt JK, Paul C, Kasiannan P, Grover SR, Newman LK, Warne GL. Hormone treatment of gender identity disorder in a cohort of children and adolescents. Med J Aust 2012;196(9):578- 581

[4] Steensma TD, Mcguire JK, Kreukels BP, Beckman AJ, Cohen-Kettenis PT. Factors associated with desistence and persistente of childhood gender dysphoria: A quantitative follow-up study. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2013;52(6):582-90

[5] Drescher J, Pula J. Ethical Issues Raised by the Treatment of Gender-Variant Prepubescent Children. LGBT Bioethics: Visibility, Disparities and Dialogue, special report, Heatings Center Report 2014;44(5):S17-S22. DOI.10.1002/hast.365

[6] Asenjo-Araque N, García-Gibert C, Rodríguez- Molina JM, Becerra-Fernández A, Lucio.Pérez MJ y Grupo GIDSEEN. Disforia de género en la infancia y adolescencia: una revisión de su abordaje

[7] Meyenburg B. Gender identity disorder in adolescente: outcomes of psychotherapy. Adolescence 1999; 34:305-13

[8] Viner RM, Brain C, Carmichael P, et al. Sex on the brain: dilemmas in the endocrine management of children and adolescents with identity disorder. Arch Dis Child 2005; 90:A78

[9] Drescher J, Pula J. Ethical Issues Raised by the Treatment of Gender-Variant Prepubescent Children. LGBT Bioethics: Visibility, Disparities and Dialogue, special report, Heatings Center Report 2014;44(5):S17-S22. DOI.10.1002/hast.365

¿Es ético usar la edición genética para alargar la vida humana?

BIOÉTICA PRESS- OBSERVATORIO DE BIOÉTICA UCV

6 de noviembre 2017

Actualmente las técnicas de edición genética, especialmente CRISPR-Cas9, parecen abrir todo un abanico de prometedoras aplicaciones en los campos de la medicina, agricultura, ganadería y protección del medioambiente. No obstante, estas aplicaciones no están exentas de interrogantes bioéticos, entre los que destaca la aplicación de estas técnicas sobre la línea germinal, es decir, sobre los gametos o el embrión temprano (Ver consideraciones éticas AQUÍ).

Los principales problemas éticos que plantea la edición genética germinal son la imposibilidad de predecir los riesgos de dicha aplicación en los individuos modificados genéticamente, el hecho de que las modificaciones realizadas se transmitirán a las posteriores generaciones y la posibilidad de que se usen estas técnicas para producir los llamados niños de diseño, “mejorados” genéticamente.

En este sentido, una de las “mejoras” podría consistir en alargar la extensión de la vida humana. Al margen de los riesgos ya mencionados para los individuos que fuesen modificados y su descendencia, un artículo recienteseñala otros problemas éticos que hacen de esta aplicación concreta una opción a evitar. Según comenta la autora, basándose en distintos estudios sobre la psicología humana,” un ingrediente vital de la satisfacción y la salud humanas es estar integrando en una cohorte de personas de edad similar y experimentar las pruebas y tribulaciones de la vida contemporáneamente”. Si una persona fuera modificada genéticamente para vivir más tiempo, llegaría un momento en el que experimentaría la pérdida de su cohorte y de muchos de la siguiente generación. A esto se le suma el hecho de que por las características de la técnica el individuo afectado no podría dar su consentimiento informado. Por tanto, es este un caso en el que el balance riesgo-beneficio es claramente negativo, por lo que se consideraría éticamente inaceptable.

Treinta años desde que los malagueños tienen acceso a la litotricia (NP Hospital El Ángel)

  • La primera unidad de litotricia para los malagueños fue creada en junio de 1987 por el Dr. Duarte Vázquez y su equipo. Supuso la segunda de toda Andalucía, la primera en un hospital privado.
  • Actualmente el mismo equipo de urólogos permanece a la vanguardia de la técnica treinta años después, en la Unidad de Litotricia del Hospital HLA El Ángel.
Dr. Fernández Torres, de la Unidad de Litotricia

La litotricia en Málaga ha cumplido treinta años. Tres décadas de innovación en el campo de la utilización de las ondas de choque para pulverizar piedras en el riñón forman parte del desarrollo de nuestra sanidad. La tecnología ha evolucionado constantemente para lograr hitos como la absoluta eliminación del dolor y de la sedación.

Las ondas de choque pueden parecer algo corriente a día de hoy, pero el Dr. Duarte Vázquez y su equipo de urólogos fueron unos verdaderos pioneros hace treinta años. Lo inusual es que hayan logrado serlo hasta el día de hoy, y que sigan permaneciendo a la cabeza de la especialidad en Málaga en el Hospital HLA El Ángel, donde actualmente son los responsables de la Unidad de Litotricia del centro.

Los urólogos que forman la unidad llevan trabajando juntos desde 1987, los Dres. Fernández Torres, Galacho Bech, Pérez Rodríguez y Duarte Vázquez, han cimentado su éxito sobre dos claves: la formación continua y la utilización de la tecnología más moderna. En definitiva son un equipo humano y técnico a la última, por cuyas manos han pasado más de 10.000 pacientes en estos treinta años.

Uno de los mayores logros durante el desarrollo de la técnica es haber eliminado durante el procedimiento tanto el dolor como la sedación. Ahora el tratamiento es ambulatorio e indoloro gracias a la maquinaria de la que disponen en HLA El Ángel. Además, en el caso de su unidad, una característica única es que el tratamiento está siempre realizado por un urólogo.

Desde el punto de vista técnico, la unidad dispone de un equipo piezoeléctrico. Este genera las ondas de choque gracias a unas piezas de cerámica en movimiento que son estimuladas eléctricamente. Además se utiliza un ecógrafo para localizar la piedra, y de este modo se evita radiar tanto al paciente como al médico. Esta dotación de última tecnología no es frecuente. Las máquinas convencionales de ondas de choque eran electro hidráulicas (ya en desuso), y las más habituales hoy en día son electromagnéticas. Su aplicación suele ser dolorosa, por lo que generalmente requieren sedación.

La litotricia es una técnica que emplea la onda de choque para pulverizar piedras presentes en el organismo, para que el paciente pueda expulsarlas por vías naturales sin dolor, evitando la cirugía.

Por otro lado, el potencial del equipamiento de la sala de litotricia cuenta con otras aplicaciones menos conocidas. En la disciplina de la ortopedia se emplea para tratar tendinopatías. Las más frecuentes son la tendinitis rotuliana, la fascitis plantar, el espolón calcáceo o los codos de tenista y de golfista. La aplicación de las ondas de choque sobre estas patologías permite evitar infiltraciones e intervenciones quirúrgicas en aquellos casos en los que remite la lesión de este modo menos invasivo.

La unidad además está equipada con un equipo laser holmiun de última generación para la destrucción de las litiasis que no pueden ser tratadas con la litotricia extracorpórea.

Para los próximos treinta años

El Dr. Fernández Torres, actual responsable de la unidad en HLA El Ángel, sabe que mientras ejerzan la medicina su visión será la de permanecer a la cabeza de la técnica como unidad de vanguardia, como ya lo fueron en el año 1987 y siguen siéndolo a día de hoy.

No se sabe exactamente cómo se avanzará en la especialidad en los próximos años, pero lo que sí es seguro es que la formación continua y la inversión en equipamiento seguirán siendo dos de las máximas en la filosofía de este equipo de médicos que hace tres décadas apostó por dotar a la provincia de esta novedad que hoy puede parecernos cotidiana.

Sobre HLA Grupo Hospitalario

El Grupo Hospitalario HLA está compuesto por 15 hospitales integrados con 27 centros médicos multiespecialidad y una red de unidades de referencia en tratamientos de última generación. 40 clínicas dentales, 8 unidades de reproducción asistida, 25 clínicas oftalmológicas dotadas de la más avanzada tecnología y 435 centros de análisis clínicos completan la estructura que HLA pone a disposición de sus pacientes. Con más de 1250 plazas de hospitalización HLA es un referente en la atención hospitalaria y ambulante. Más de 30 años de experiencia y presencia en seis países configuran un modelo de atención que  basa su filosofía en el trato humano, la excelencia, el liderazgo, la responsabilidad y la especialización.

Más información                                             

Carlos Torres Ugarte

carlos.torres@grupohla.com

639 18 56 60

“Nuevos tiempos, nuevas maternidades”. Por Ana González Arévalo

Reproducimos a continuación un resumen del Trabajo Fin de Experto que presentó Ana González Arévalo, Psicóloga Clínica.

La organización de la sociedad en cada momento histórico ha generado distintos modos de sufrimiento frente a la imposibilidad de concebir: la expulsión del matrimonio en la antigüedad, la resignación en la cultura judeo-cristiana, y con la secularización y el desarrollo tecnológico el desplazamiento de las comadronas y la presencia del médico como garante del proceso de reproducción humana.

Las técnicas de reproducción asistida se utilizan en la actualidad no sólo en los casos de infertilidad, o cuando de manera inexplicable el embarazo no llega, sino también cuando un hombre o una mujer no quiere recurrir al encuentro de los cuerpos para acceder a la paternidad, ya sea por ausencia de pareja o por decisión del sujeto a solas. Es un hecho que se puede tener sexo sin hijos, y se puede tener hijos sin sexo.

Se ha escrito mucho acerca del vínculo entre una madre y un hijo desde la perspectiva biológica, médica e incluso desde la perspectiva psicológica. La mayoría de los modelos psicológicos explican el comportamiento humano apoyándose en el estudio de la personalidad, la conducta o las funciones psíquicas superiores en oposición a las funciones psíquicas animales. Sin embargo, lo que determina la subjetividad humana es el lenguaje, el deseo y una forma particular de satisfacción que va más allá de lo natural. Dentro de este panorama solo el psicoanálisis aporta una teoría de la subjetividad capaz de arrojar luz sobre el deseo y la angustia como los principales afectos que guían al sujeto humano. Así, recurre en muchas ocasiones al análisis de los mitos y las tragedias escritas en la antigüedad porque en ellos podemos captar toda la significación del devenir psíquico.

El mundo moderno empuja a la mujer a algo del ser y del tener que la aleja de su propia verdad subjetiva y la aliena a los ideales que funcionan como imperativos. No sólo hay una dificultad de las jóvenes a ocupar una posición femenina sino que la época alienta esta dificultad.

 

Este trabajo pretende analizar las nuevas formas de la maternidad en la época actual desde una perspectiva ontológica para poder afrontar el acto médico desde una posición ética. Para ello, se analizan los avatares propios del camino hacia la feminidad y se ponen en tensión distintos conceptos teóricos a la luz de ejemplos extraídos de la práctica clínica. Devenir mujer o madre puede estar determinado por posiciones subjetivas que hacen obstáculo a la manera de afrontar la vida de la buena manera.

Luís Manuel Estalayo (2010) describe como un padre eficaz a aquel “capaz de acoger a su hijo, nombrarlo y donarle la palabra”. En este sentido, todo hijo, biológico o no, debe ser “adoptado” simbólicamente para que sea constituido como tal sujeto y responsabilizarse de su futuro.

Jacques-Alain Miller en su artículo titulado “El niño entre la mujer y la madre” (2005) plantea que el niño es un deseo de la madre pero, aún así, puede ocupar un lugar donde la división subjetiva de la madre queda preservada y el deseo materno no se agota en él, de tal manera que pueda desear por fuera del hijo, también como mujer.

Solo cuando la madre puede inscribir al niño en su universo simbólico y puede nombrarlo, puede también nombrarse a sí misma como madre. Se haya gestado en el cuerpo de la madre o no, a un hijo siempre hay que adoptarlo.

Piera Aulagnier (1992) establece la diferencia entre deseo de hijo y deseo de embarazo. Para esta autora en el deseo de hijo el niño es visto como un objeto diferenciado de la madre. Por tanto, se despliega en un registro simbólico y presupone el reconocimiento de la castración materna. Este caso supone una ruptura de la posición narcisista y una renuncia al estado de fusión y completud con el hijo, por lo que existe un tercero que separa a la madre y el hijo -el padre-.

En la pasión de hijo la mujer quiere traer hijos al mundo, aun al precio de la autodestrucción. La verdadera madre es aquella capaz de dar absolutamente todo por su hijo, incluso su propia vida. Lacan utiliza el término “estrago”, del latin stragare (asolar, devastar), para describir el arrasamiento subjetivo que puede producir un “exceso de amor” de una madre por su hijo, que reflejaría lo más oscuro e impuro de la relación de una madre con su propia madre.

En la posición femenina podemos contraponer la posición de Yerma, en tanto toda-madre, frente a la posición de Medea, como toda-mujer. Cada una de ellas en su tragedia personal, ya sea por la esterilidad o la infidelidad, terminan matando al hombre que socava su deseo más íntimo.

La imposibilidad de concebir posee un carácter traumático para Yerma, que le lleva a permanecer fijada en ese punto, sin poder avanzar. Su marido es la víctima predestinada de la obra ya que Yerma le pide algo que él no puede dar y ese incumplimiento modifica su vida hasta conducirlo a la muerte a manos de su mujer.

Por su parte, Medea se siente ultrajada por Jasón, que la ha abandonado por otra mujer, y ejecuta su venganza matando a la otra mujer y a sus propios hijos. Este acto, de carácter absoluto y definitivo, tiene que ver con el sacrificio de lo que ella tiene de más precioso para abrir un agujero en el otro que no se pueda colmar. No hay límites en las concesiones que una mujer puede hacer por un hombre: cada una está preparada para realizarse como mujer en el no tener, definiendo el tener, como lo que puede perderse.

El abordaje de los dilemas éticos en la maternidad depende del lugar que ocupa el profesional implicado en cada situación. No es lo mismo tener que valorar la competencia de una pareja o un sujeto para hacerse cargo de otro sujeto -el niño- (por ejemplo en el caso de la adopción o en las propuestas recientes de algunas comisiones deontológicas de establecer comisiones evaluadoras para regular el acceso a las terapias de reproducción asistida o la maternidad subrogada) que determinar qué consejo médico se debe dar a un sujeto que enfrenta una decisión que cambiará su vida (caso del aborto o de la búsqueda de embarazo en personas con dificultades reproductivas). El primer caso sería un contexto evaluador, mientras que el segundo tiene una vertiente terapéutica.

Para el psicoanálisis no hay un bien trascendental ni imperativos universales, y si los hay son paradójicos.

No se puede tomar una decisión ética ante un dilema médico sin tener en cuenta la posición subjetiva del sujeto frente a lo que le ocurre. Conceptos como deseo de hijo, pasión de hijo, deseo de embarazo, posición femenina, metáfora paterna, la verdadera mujer o el estrago materno introducen una complejidad simbólica en el campo de la maternidad. No se debe reducir el debate al discurso de qué derechos deben prevalecer, los del niño o los de la madre. La dignidad humana no sólo se asienta sobre el derecho a la vida, sino también el derecho a tener una vida digna.

Para el psicoanálisis afrontar los dilemas éticos en la maternidad supone valorar la posición del sujeto frente a la maternidad en tanto tendrá consecuencias en la estructuración psíquica del sujeto por venir, así como no imponer los valores morales del médico al sujeto dividido por la duda de la decisión a tomar, entre otros motivos porque será ese sujeto el que tenga que sostener la decisión tomada a lo largo de su vida. Se trata de preservar su autonomía de juicio y responsabilidad frente a su deseo.

 

 

 

 

Fallece el Dr. Carlos Miguélez, médico ejemplar y referente en la medicina malagueña

El pasado 23 de mayo falleció en Málaga el Dr. Miguélez.

Nacido en Málaga el 27 de enero de 1949, ha sido un prestigioso urólogo pediátrico que se licenció en 1972 en la Universidad de Navarra. Fue director de la Escuela de Urología Pediátrica del Colegio de Médicos de Málaga, además de un hombre de fe, comprometido con el Evangelio a través de su familia, su trabajo y su parroquia, Santa María Estrella de los Mares, en Guadalmar, comunidad que le agradece el testimonio que ha dejado a través de su vida, también durante la enfermedad.

Con este motivo, ofrecemos a continuación su discurso con motivo de su nombramiento como Colegiado de Honor del Colegio de Médicos de Málaga:

«Quiero trasmitirles una reflexiones destiladas tras 44 años de vivir apasionadamente la Medicina y ver la gran evolución en tecnología, gestión, pero sobre todo en la relación instituciones – médicos y enfermos.

Mi objetivo es reforzar los cimientos y valores humanísticos elementales y perdurables, de para qué y cómo “vivir la Medicina”. Porque los auténticos médicos vocacionales no ejercemos la Medicina sino que la vivimos. No se deja de ser Médico al quitarse la bata, ni al salir de la consulta, laboratorio, quirófano, etcétera. Ni siquiera al pasar a la gestión, o jubilarse o ser retirado por la enfermedad.

La Medicina es mucho más que una profesión. Es una filosofía, una manera de vivir a nivel personal y social.

He tenido la oportunidad de vivir la aventura interesantísima de ser a la vez Médico y Enfermo. He aprendido mucho de esta experiencia y Dios, con los Médicos que me tratan, se han organizado para que por ahora “pueda contarlo”. Y eso es lo que pretendo brevemente trasmitirles de modo muy personal.

La MEDICINA es una hermosa palabra llena de significados ocultos entre sus letras.

Los vamos a aprovechar para recordar valores e ideales, en esta extraordinaria época de Alta Tecnología y de Gestión economicista, donde a veces los pacientes son Carteras de Clientes, su Historia clínica se sustituye por sofisticadas exploraciones “siempre complementarias”, sus tratamientos personalizados por protocolos y guías generales, y donde la Medicina Basada en la Experiencia solo tiene un grado inferior de recomendación en el actual escenario de la Medicina Basada en la Evidencia.

¿Nos estamos olvidando de algo? ¿Falta alguna tecla en nuestros aparatos informáticos? ¿En qué parte del programa está la carpeta de valores humanos? ¿Qué pasa si se acaba la energía del computador?

¿¿¿¿Sabían que MEDICINA es una palabra capicúa y con una letra escondida????

A primera vista no lo parece ¿verdad? Pero es que a primera vista, superficialmente…casi nada, ni nadie, dejan ver lo que hay en profundidad.

Digo que es palabra capicúa porque empieza con M y acaba con A.

M de MISERICORDIA y A de AMOR. Son los pilares de nuestra hermosa vocación. Significan algo parecido. Dentro del Amor está la Misericordia por los que sufren física y psíquicamente, por ellos mismos o por sus seres queridos. La M y la A son el principio y fin de nuestro esfuerzo. Nuestro objetivo principal es Amar a nuestros pacientes, tener Misericordia para evitar su sufrimiento o por lo menos aliviarlo.

La M también significa Misterio. Es mucho más lo que desconocemos que lo que creemos conocer. Hay un universo ignoto dentro de cada célula. Es importante aceptar el reto de este gran Misterio de la Vida y esforzarse cada día en descubrir algo nuevo en el mundo del enfermo, su patología y también en nosotros los médicos.

La Muerte también empieza por M. Que sepamos, hoy por hoy, todo ser humano muere. Se ha definido la Vida como una enfermedad congénita, genética, de trasmisión sexual y un 100% de mortalidad a corto, medio o largo plazo. La muerte iguala las desigualdades de la vida. Vivimos y morimos todos. Nuestro trabajo debe ser evitarla mientras se pueda. También, cuando no se pueda, ayudar a aceptarla con dignidad, como un hecho natural para el que no hay tratamiento que la erradique para siempre. Recordar y aceptar la Muerte como parte inseparable de la Vida no significa rendirse, sino ayudar a vivir con perspectiva.

La siguiente letra es la E de Esperanza. Esperanza para el enfermo. No hay pastillas de esperanza, pero sin ella, las pastillas tienen menos efecto, o no se toman. El Médico tiene que proporcionar algún tipo de esperanza al enfermo que le pide sus servicios. Esperanza sincera sin engaño. Siempre podemos dar algo de esto si lo intentamos y pensamos en el Enfermo, no como usuario ni cliente, si no como hermano, hijo, padre, amigo… o como nosotros mismos.

E de Estudio, de Estímulo, de Entusiasmo. Es tanto lo que hay por aprender y tanto lo que podemos hacer por los enfermos cuanto más aprendemos, que se abre una gran puerta de luz, optimismo y alegría por la que entrar a buscar remedio a la enfermedad y al sufrimiento. La mejor inversión en Medicina es la destinada a la formación continuada y es bueno estimularla con facilidades económicas y reconocimientos, tanto a los Maestros, como también a los Alumnos para que los superen y releven

D de Dolor que tenemos la necesidad de prevenir y aliviar, evitando el sufrimiento inútil. También D de Dedicación: nuestra querida profesión no tiene horario ni calendario. Es muy difícil, casi imposible desconectar del todo ¿Verdad? Quien se casa con alguien dedicado vocacionalmente a la Medicina, se casa aunque no estén invitados, con sus pacientes y sus problemas. Gracias a nuestras parejas por entenderlo, respetarlo y ayudarnos

D de Desarrollo y de Docencia. Son inseparables. Es tanto lo que queda por hacer que quien no se desarrolla se queda inútilmente atrás. Tenemos necesidad de adquirir unas buenas bases y a “Hombros de Gigantes” desarrollarnos y avanzar. Mediante la Docencia tenemos la obligación de trasmitir nuestros conocimientos y experiencia. La Docencia es un complemento y una gran responsabilidad para el desarrollo de los demás y también del propio docente.

La letra oculta y misteriosa que no figura escrita es la H. No figura por que no se pronuncia, porque pasa desapercibida por su humildad, pero está en el medio, dando solidez y equilibrando fuerzas. Es la piedra angular del arco.

H de HUMILDAD. De reconocer nuestras limitaciones, sin rendirse y sin vergüenza. La “Medhicina”, tiende poco a poco a mejorar la Calidad de Vida. Los éxitos siempre tienen un coste. Digamos que avanzamos dos pasos adelante y uno atrás. Los éxitos no deben nublar nuestra realidad y endiosarnos orgullosamente. Hay que mirar para abajo a la realidad, pero con la mirada alta en el futuro. No hay que creerse el mejor, sino hacerlo mejor cada día

H de HUMANIDAD. La Medicina está hecha por mujeres y hombres para todos los seres humanos. Por mucha Ciencia y sabiduría que se tenga, de nada sirve si no hay Humanidad. Es más importante el ser humano completo, que la enfermedad sola. La Medicina personalizada, que el protocolo aséptico deshumanizado y genérico. En la toma de decisiones médicas importantes, es vital el factor humano diferencial de cada uno de nuestros pacientes, que lo hace único. El Médico que no es Humilde ni Humano….ni médico es.

I de…. tantos valores que se necesitaría todo un ensayo sobre: Incentivación Investigación, Innovación, Involucración… de lo que ya hemos hablado algo. Pero también de Ilusión, Idealismo, Inteligencia que nos hacen soñar con las estrellas para poder llegar a la luna. No pueden dejar de acompañarnos dos conceptos más de gran valor: la Integridad y la Independencia. Integridad como sinónimo de honestidad, de autenticidad, de manera de ser y de vivir, no solo como médico si no como persona “integralmente integra”. Debemos recordar siempre que la Medicina es Independiente y liberal. Nadie será más responsable delante de un enfermo que el Médico que lo trata. No será responsable el ordenador, ni el programa, ni “el sistema”, ni el protocolo o la guía, ni la economía, ni la política, ni el gobierno de turno, ni la entidad aseguradora. Somos responsables cada uno de nosotros, porque somos libres en nuestra toma de decisiones. Igual que somos libres de cómo, con quien y donde ejercer la Medicina

La letra C viene cargada de mensajes y significados que nos ayudan a mejorar la asistencia Médica. C de Caridad, como una forma de Amor y Misericordia universal.

Por muchas circunstancias hay una población muy importante que no tendría acceso a la Medicina si no fuera por la Caridad y altruismo que desarrollan ONGs sin ánimo de lucro, donde Médicos, auténticos héroes anónimos, dan su vida, literalmente, por llevar la mejor Medicina que pueden, a los peores lugares de la sociedad. Pero con Cariño, Calidez, Compromiso, Confianza y Calidad. Siguiendo con la C, recordamos tanto la Clínica, cuyo Conocimiento es irremplazable por el más sofisticado avance tecnológico; como la Cirugía, verdadero arte de curar con las manos, basado en la Ciencia, la experiencia y la destreza.

Empezando por N encontramos conceptos tan frescos como Novedad, Nobleza, Naturalidad…En Medicina hay que estar siempre al día, conocer las auténticas Novedades y diferenciarlas de las modas. Separar el grano de la paja. Cambiar para mejorar es bueno. Cambiar sin el doble filtro de la Evidencia y de la Experiencia es peligroso. Cambiar para brillo y beneficio personal es aún peor. La Nobleza es todo lo contrario, es buena voluntad, buena intención, generosidad, sinceridad y fiabilidad. No significa nacer diferente, superior, sino mejorar cada día con esfuerzo y Naturalidad, sin pedestales, ni tronos, ni otras coronas en la cabeza que la preocupación por los enfermos y nuestros siempre limitados y mejorables conocimientos

Por último, como Medicina dijimos que era capicúa, volvemos a la A de Amante. Antes hablábamos de Amor al enfermo y ahora hablamos de “Amor a la Medicina”. A esta mezcla Apasionante de filosofía y arte, que poco a poco nos va haciendo diferentes, nos va moldeando y modulando. Como el mar a las rocas, haciéndonos playa o acantilado, según la naturaleza y experiencias de cada cual. También saben nuestras parejas que la Medicina es un Amante irrenunciable que vive dentro de cada uno y forma parte de la familia. Hace feliz a quien la practica como hemos dicho hasta ahora; porque la única manera de ser feliz es buscando la Felicidad de los demás, o al menos intentando aliviar su sufrimiento.

Gracias a este juego literario nos hemos encontrado, con algunos de los valores básicos a los que debemos volver de vez en cuando, para que nuestras raíces lleven sabia buena a los brotes nuevos y demos abundante fruto para la Salud de toda la sociedad que tanto nos necesita.

Gracias por estar hoy aquí, por vuestra atención y por esta distinción, que espero algún día llegar a merecer con vuestra ayuda, la de mis Médicos y la de Dios, si así lo quiere».

Noticia publicada por La Opinión de Málaga:

http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2017/05/28/adios-medico-deja-huerfanos-pacientes/933605.html